13 ene. 2013

El libro.



El libro, uno más entre los soportes de la escritura.

¿Qué es un libro? Algo tan cotidiano y que sin embargo ha atravesado procesos de cambios, relaciones íntimas con la propia escritura, batallas de supervivencia en el tiempo, demandas sociales, censuras, enfermedades, creatividad artística a través de sus ilustraciones…

El hombre ha recurrido a los materiales que a través de su entorno tenía, y el libro ha sido uno de los mayores protagonistas de su tiempo. Una necesidad de contener información relativa al mismo entorno que gobierna al propio hombre (ya sea laico o secular) y en ocasiones más allá de esos límites, explorando la imaginación de cada uno, a veces, por derroteros castigados de experiencias, y a veces, por la inventiva exploradora.

Sin embargo, no es el único material que se ha usado para contener información escrita. Es sabido que la mayor parte de la historia de la civilización escrita del hombre recae en innumerables siglos en los que la escritura ha sido un obsequio relativamente joven en comparación con las representaciones que el hombre hacía en épocas tabernarias y que resultan –estas últimas-  ser tanto o más abrumadoras que la propia escritura.

Pero fijar los pensamientos ha sido una constante del hombre, que ha recurrido a materiales como la piedra, la arcilla, el papiro, el papel… materiales que la propia ciencia cataloga como materiales escriptóreos.

Y su forma, también sujeta al cambio temporal y a la subjetividad que el hombre empeñe en ellos. Sin duda, es la parte más modificada, pero no la única. No sólo ha cambiado la tipología de la letra en la escritura, sino también la forma de presentación de dicha escritura en los soportes disponibles y las demandas sociales, que sin duda, juegan también un papel importante en toda la Historia del Libro.

Pero aún yendo más allá, arrastra consigo dos aspectos importantes, dos técnicas asociadas al libro: la ilustración y la encuadernación. Éstas, le dotan de un espacio y un tiempo determinado, ya que sin lugar a dudas, el libro no sólo es un objeto, sino también un contenido cambiante como reflejo de la sociedad a la que pertenece, evolucionando con las circunstancias históricas, las intencionalidades que represente, las utilidades que se hagan de él y su función en la vida del hombre, ya sea a nivel individual o ya sea a nivel social.

En cualquier caso, la aparición de la escritura sobre soportes escriptóreos supone la eliminación de una barrera lingüística: la oral. Y al mismo tiempo lleva implícito la necesidad de que perdure en el tiempo, al igual que la necesidad de poder ser transportada. Ya hablé al principio de la relación íntima que hay entre la escritura y el libro, una asociación tan fuerte que hace al hombre, como ser racional, intermediario único y exclusivo de esa relación.

Y a modo de curiosidad, he de decir que el libro también enferma, algo que parece paradójico. Recuerdo la primera vez que oí decir que un ordenador podía tener un virus y la verdad, ya me imaginaba con el paquete de clines en mano frente a la pantalla de mi PC y buscándole una abertura para meterle el termómetro. Pero afortunadamente, de eso hace muchísimos años ya. En este caso, el del libro, enferma por el material que se ha usado, expuesto a ataques de microorganismos, incluso de insectos y su enfermedad se propaga por contagio hasta que llega el restaurador, especialista liberador de su plaga, que los somete a desinfección, algunas veces, quirúrgicamente, y otras, a través de tecnologías más avanzadas como el láser.

15 comentarios:

  1. Muchas de estas enfermedades se "curan" con el aire. Al libro hay que hacerlo respirar, dejarlo cerrado es matarlo.

    Por cierto, te enlazo una entrada en la que hablaba del libro como objeto, por si te interesa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si se curarán con el aire, Enrique, pero no me imagino a los archiveros sacando legajos del siglo XVIII por ejemplo a tomar un poquito de sol...
      En cuanto a tu enlace es bastante interesante. Gracias.

      Eliminar
    2. Jaja, lo único que hay que hacer es abrirlos para oxigenarlos un poco.

      Gracias a ti por la visita.

      Eliminar
    3. Cristina Broceño4 de marzo de 2013, 9:58

      Me viene a la cabeza , un libro que leí que me dejó huella, se llama la Sombra del viento,trata precisamente de eso , los libros olvidados que estan en las estanterias de la bibliotecas esperando con sus páginas abiertas de saber , a que alguien los coja y entre en la aventura d leer ........
      Bueno esto es algo metaforico, lo que si es cierto que vi un documental de Eduardo Punset, que se estaba estudiando la posibilidad de escribir libros con duración determinada, es decir una vez leídos se borrarían....LA TECNOLOGIA ES LA QUE MANDA!!! PERO LEER UN BUEN LIBRO COMODAMENTE EN UN BUEN ENTORNO,NO SÓLO ENRIQUECE A LA PERSONA , SINO EL ALMA.
      Un beso Sonia me encanta tu Rincón.

      Eliminar
    4. Hola Cristina, pues me lo tendrás que pasar el libro.
      Como eso de Punset se lleve a cabo.... el trabajo del escritor no se verá muy compensado... Un saludo!!

      Eliminar
  2. Hola Sonia, el libro es nuestro mejor amigo, nos acompaña , fuerza al ejercicio a nuestra imaginación, nos consuela, y no hay que bajarlo a la calle a las cinco de la madrugada.
    Dicho esto, yo hace tiempo que con el descubrimiento personal que hice de internet, me centro en el escrito en lugar de en el formato del mismo, el electrodoméstico que más empleó en mi casa, es ciertamente el microondas, pero al que más respetó es a mi libro electrónico Papyre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...jajaja....la verdad es que cuanto más se avanza en nuevas tecnologías más se actuliza todo. Pasar de algo concreto como papiros, papel, etc... al espacio virtual, a lo electrónico... aunque otra cosa muy distinta es el buen uso que hagamos con todo ese progreso. Un saludo.

      Eliminar
  3. Todo está en los libros y gracias a ellos conocemos de la historia, las ciencias y todas las ramas del saber, por tanto es bueno cuidarlos y conservarlos pues sin duda son nuestros mejores amigos. Un abrazo
    P.León

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay cosas que no se encuentran en los libros, pero sí que es verdad que su conservación conlleva también el mantenimiento de la cultura.

      Eliminar
  4. Gracias por tu visita al blog. No se por que oscura razón tienes 37 +1 en el artículo y solo 2 en todo tu blog. Ya tienes uno más... sALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay una oscura razón. Los gatged se van incorporando poco a poco al blog y dependiendo de la versión que veas (web o con móvil) la gente los vé o no. Pero gracias por tu visita y tu +1, eso significa que te ha gustado.... jeje. Un saludo.

      Eliminar
  5. Me gusta cuando un libro huele a viejo y tiene los bordes de las hojas amarillentas, me da paz leerlo así. Un poquito de virus en un libro no está mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un poquito de virus en un libro no está mal?....mmm...yo los prefiero sin ellos. Pero eso sí, un libro, no el digital. Un saludo!!

      Eliminar
  6. Muy bueno el articulo Sonia y muy bien traido para el día de hoy
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la excusa es el día, así se ha podido airear un poco el post y que circule...jeje. Un saludo!!

      Eliminar

MUCHAS GRACIAS!!

MUCHAS GRACIAS!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...